Blog  »  {{catList[30].label}}  »  El manantial de Sierra Alhamilla

El manantial de Sierra Alhamilla

08-05-2019    {{catList[30].label}}

El manantial de Sierra Alhamilla es más que una simple visita turística, se trata de una joya para los sentidos y una excelente peregrinación ligada a la salud y el bienestar físico y mental.

Este maravilloso manantial se ha convertido en una visita obligada en Almería y uno de los sitios favoritos para los locales, quienes no se cansan de los beneficios de este manantial.

¿Qué es el manantial?

El manantial de Sierra Alhamilla es una fuente de agua natural termal, que brota de las entrañas de la ladera de Sierra Alhamilla a una temperatura de 58 grados.

Se consideran agua medicinales. Después de analizar su contenido se determinó que están sulfatadas, bicarbonatadas, cloruradas y son además sódico-magnésicas, por lo que se utilizan como terapia hidrotermal y en la preparación de curas y tratamientos para distintas afecciones.

Este magnífico manantial se encuentra a más de 450 metros de altitud, en el centro de la confluencia de dos importantes parques naturales, el de Sierra Nevada y el de Cabo de Gata-Níjar. Además, está muy cerca del Desierto de Tabernas y debido a su altura, ofrece una excepcional vista completa de la Bahía de Almería.

Origen romano

Cuenta la historia que los fenicios descubrieron este manantial, que también fue usado por las culturas de los argares, romanos y árabes, quienes aprovecharon los beneficios terapéuticos de las aguas que manan de la Sierra Alhamilla con la temperatura más alta de toda Andalucía.

De hecho, el manantial actual se encuentra sobre las ruinas de un antiguo balneario romano.
 
Para ver los vídeos es imprescindible aceptar las cookies de contenido embebido.  ⋅   Configuración Cookies

Sin embargo, durante muchos años el manantial estuvo “olvidado” y en desuso, hasta que en el siglo XVIII el obispo de Almería, Claudio Sanz, reconstruyó las ruinas y se reactivó.

Las aguas de Sierra Alhamilla se declararon en 1838 de utilidad pública, elevando su interés. Desde entonces, la Sierra Alhamilla se ha convertido en el sitio predilecto de los turistas que creen en los poderes medicinales de estas aguas, así como de aquellos que solo se deleitan con el maravilloso paseo y el turismo rural que ofrece.

Aguas medicinales y mágicas

Los efectos medicinales de las aguas termales han ido unidas, en muchos casos, a supersticiones. Sin embargo, la medicina ha estudiado sus efectos y determinó que cumple con efectos positivos para curas respiratorias, hidrotermales y de indigestión.

Algunos de las afecciones que son tratadas con las aguas termales de la Sierra Alhamilla son el reuma, la artritis, neuralgias, asma, molestias estomacales, rinitis y faringitis.

Sin embargo, su efecto es altamente apreciado en caso de pacientes con afecciones reumáticas, quienes encuentran en estas aguas minero-medicinales un significativo alivio en los síntomas asociados al dolor y la inflamación.
 
No obstante, el Manantial de Sierra Alhamilla no es solo una visita exclusiva para quienes sufren alguna enfermedad, sino que también es ideal para terapias de estrés o sencillamente para disfrutar de las cálidas aguas que ofrecen beneficios a la piel de hombres, mujeres y niños.

El balneario también ofrece terapias de baños de burbujas, baños con terapia de drenaje linfático, masajes para facilitar la circulación y la muy solicitada terapia antiestrés o relajante. Sus instalaciones reciben anualmente miles de visitantes que disfrutan de sus modernas y confortables instalaciones.
 
Masaje relajante
 
Lo interesante del Manantial de Sierra Alhamilla es que representa un atractivo turístico y medicinal en sí mismo, pero la Sierra Alhamilla es también un lugar fantástico y perfecto para encontrarse con la naturaleza, donde turistas y locales pueden disfrutar de un paseo único y un día idílico al aire libre.


Compartir Artículo


   

Últimos Artículos