Filabres-Tabernas Información
   Mapa de Negocios        360˚      Vídeo       Galería     

Filabres-Tabernas - Sierra Alhamilla

Sierra Alhamilla


Sierra Alhamilla representa un sistema de montañas propias de las Cordilleras Béticas, cuyo paraje se extiende por municipios como Almería, Níjar, Lucainena de las Torres, Tabernas, Rioja y Pechina, todos ubicados dentro de la provincia de Almería.

Es uno de los santuarios naturales de la provincia de Almería y cuenta con 8.500 hectáreas y una altitud de 1.387 metros sobre el nivel del mar, siendo el pico Colativí su punto más alto.

Este lugar se ha convertido en el hábitat de numerosas especies de plantas y animales, que vieron en ese terreno un oasis para refugiarse de la hostilidad de las zonas cercanas.

Se le considera, además, un gran pulmón capaz de dar oxígeno a páramos próximos y, por consiguiente, llenarlos de vida y de esplendor, lo que lo hace ideal tanto para las especies que allí se encuentran como para las personas que deseen visitar y disfrutar del paisaje.

Cabe destacar que la palabra “Alhamilla” deja ver la importante influencia islámica que se tenía en la zona, y de la cual se conservan actualmente importantes vestigios.

Flora

Años atrás, la flora de la sierra estuvo verdaderamente comprometida por la acción del hombre, es decir, por la gran cantidad de incendios forestales que fueron provocados, la tala indiscriminada para los hornos de fundición y fabricación de carbón.

En aquellos años destacaban diversas especies de plantas como retamas, jarales, espartales, tomillares y matorrales de matagallos.
 
Sin embargo, desde finales de 1960 se llevó a cabo un proceso de repoblación, en la que fueron introducidos pinos carrascos y pinos resineros, los cuales predominan actualmente en la sierra para darle vida y espectacularidad.

También se pueden encontrar distintos tipos de matorrales como torviscos, tomillos, mejoranas, coscojas y jaras pringosas.

En las zonas más bajas encontramos los espinos negros, lentiscos y acebuches, que representan una parte importante de la vegetación de la Sierra Alhamilla.
 
Sierra Alhamilla
 
Fauna

La fauna también es diversa y muchas de las especies han encontrado en estos parajes un refugio ideal.

Es común ver diferentes tipos de lagartijas, como la lagartija ibérica, la lagartija colilarga, la lagartija cenicienta y el eslizón ibérico. También la salamanquesa y algunos tipos de culebras como la culebra de escalera.

Entre las especies de mamíferos destacan el tejón, la liebre, la comadreja y el jabalí. Además, son muy comunes las musarañas, erizos europeos, ratas campestres y musarañitas.

Según algunos expertos, en el lugar hay pruebas de que antigüamente hubo gatos monteses, hoy totalmente extintos en la sierra.

Las aves también constituyen un elemento importante dentro de la fauna, encontrándose especies como el pito real, el carbonero garrapinos, el piquituerto común, la paloma torcaz, el carbonero común y el herrerillo común.

También debemos destacar los petirrojos, el colirrojo tizón, el verderón común, el pardillo común, el zorzal común, las currucas tomilleras, la tarabilla común, el sisón común y la alondra común, entre muchas otras.

Itinerario

Quienes han tenido la oportunidad de visitar la Sierra Alhamilla coinciden en que la mejor manera de conocer la sierra es ascendiendo hasta sus cumbres, ya que desde allí tendrás una espectacular vista del horizonte.

Desde allí podrás observar la Sierra de Gádor y Sierra Nevada por el oeste, además de una imagen del desierto de Tabernas hacia el norte.

Si observas más al sur, divisarás las azules aguas del mar Mediterráneo y las zonas volcánicas del Cabo de Gata si miras hacia el este.

Llegar hasta la cima implica un fácil recorrido por senderos guiados, desde donde disfrutarás del paisaje a medida que vayas avanzando.