Almería Información
   Mapa de Negocios        360˚      Vídeo       Galería     

Almería - Historia

Historia


La colina donde se encuentra actualmente la Alcazaba fue el lugar de la primera ocupación de Almería en tiempos prehistóricos, durante un período que podría haber sido la Edad de Bronce. Más tarde, en la época prerromana, encontramos artefactos fenicios y, desde la época romana, hay numerosos restos de cerámica encontrados en las excavaciones realizadas. Los restos de la antigua calzada romana de Bayyana aún se conservan en las afueras de la capital.
 
La ciudad de Almería fue fundada en el año 955 por los árabes (Abderramán III), convirtiéndose en una de las grandes capitales de Al-Ándalus y su principal puerto.

Los musulmanes ocuparon Almería y se convirtió en una gran ciudad la cual, después de Córdoba, fue la ciudad más influyente y próspera de la Península Ibérica y una de las más ricas de todo el mundo Islámico.
 
Su esplendor vino con la declaración de un reino independiente en el año 1012, creando la Taifa de Almería. Los vestigios de esta época musulmana se pueden encontrar en toda la ciudad, siendo la Alcazaba su monumento principal y la fortaleza más grande construida por los musulmanes en España.

Fue conquistada por los reyes católicos en 1489, terminando así el control musulmán de la ciudad. Un gran terremoto destruyó la mayor parte de la ciudad en el año 1522, incluido el puerto. Esta catástrofe sumió a Almería en una profunda crisis que duraría casi tres siglos. Una parte de la población abandonó la ciudad y, al no tener un puerto, Almería fue excluida del próspero negocio comercial con las Américas.
 
Estación de tren de Almería

En el siglo XIX, la recuperación económica de Almería comenzó con la minería y la exportación de cítricos y uvas. Durante este tiempo se construyeron varios edificios importantes en la ciudad, como las casas señoriales del Paseo de Almería y el Cable Inglés.

Finalmente, en la segunda mitad del siglo XX, la ciudad experimentó un gran crecimiento gracias a los dos motores económicos de la provincia: el cultivo en invernadero y el turismo.